acerca del autor

Blog de la comunidad

Publicado el 30 de Abril a las 10:36a.m.

La primera vez que se celebró el 5 de mayo en Estados Unidos fue cinco años después de la batalla de Puebla. ¿Qué había sucedido en Estados Unidos durante esos 5 años?

En México, hemos aprendido desde nuestro paso por la educación básica que el 5 de mayo marcó un hito en nuestra historia. En esa fecha conmemoramos el triunfo de un ejército de mexicanos apenas armados y con el mínimo de entrenamiento contra las fuerzas armadas de una potencia como ya lo era Francia en 1862.

Sin embargo, un hecho que llama la atención es que el 5 de mayo también se celebre en los Estados Unidos de América. Algunos pensarán, como lo piensa la mayoría de los latinos en el vecino país del Norte, que se trata de una tradición de los mexicanos que viven en ese país y que aprovechan esta fecha para recordar su cultura y su historia.

Otros, la mayoría de los norteamericanos, incluso creen equivocadamente que el 5 de mayo se celebra la independencia de México. Es una idea errónea, pero está muy difundida en Estados Unidos entre quienes no conocen el origen de esta celebración en México pero que sí disfrutan de una fiesta con nuestro colorido nacional, la música tradicional de nuestro suelo y la picante gastronomía que nos caracteriza.

La investigadora de la UNAM Mariángela Rodríguez, sostiene que “en los primeros festejos del 5 de mayo en Texas, los mexicanos mostraban su deseo de libertad y autodeterminación: Fueron fiestas de obreros, de migrantes pobres y en muchos casos de revolucionarios, escribe en el libro Fronteras Fragmentadas”.[1]

La historia señala que la celebración del 5 de mayo comenzó con una fiesta en la que un grupo de mexicanos recordó con cantos y poesías la victoria de México en aquella confrontación con Francia. Dicen también que esto se debió a que, aun cuando se sabe poco en México, ahí nació el General Ignacio Zaragoza, también conocido como el chinaco fronterizo. Y que, por este motivo, los mexicoamericanos adoptaron esta fecha para celebrar el orgullo por sus raíces mexicanas.[2]

 

Pero la línea de tiempo de la historia también apunta en otra dirección: la primera vez que se celebró el 5 de mayo en Estados Unidos fue cinco años después de la batalla en la que Ignacio Zaragoza y los zacapoaxtlas, combatieron ferozmente en los Fuertes de Loreto y Guadalupe, en 1867. ¿Qué había sucedido en Estados Unidos durante esos 5 años?

Recordemos que la intervención francesa en México inició aparentemente por la moratoria de pagos de la deuda externa que declaró Benito Juárez. México debía al extranjero unos 80 millones que se distribuían así: aproximadamente 69 millones corresponderían a Inglaterra, 9 millones a España y 2 millones a Francia.[3]

Esto es indicativo de que, entre los países acreedores, Francia era al que México le debía menos y estaba poco justificado que precisamente ese país europeo lanzara una guerra de ocupación contra México pretextando la suma adeudada.

La verdad era otra: Napoléon III había escuchado que Estados Unidos se encontraba debilitado por su propia guerra civil, la guerra de secesión, y el monarca francés consideró que era buen momento para usar a México como un sitio de asalto privilegiado para invadir a nuestro vecino del Norte.

La primera causa de peso para que en Estados Unidos se conmemore el 5 de mayo es que -sin querer-, tras dicho enfrentamiento de mexicanos y franceses, el territorio azteca pudo haber defendido la soberanía de Estados Unidos.

De este análisis resulta que la primera causa de peso para que en Estados Unidos se conmemore el 5 de mayo es que -sin querer-, tras dicho enfrentamiento entre mexicanos y franceses, el territorio azteca pudo haber defendido la soberanía de Estados Unidos.

El ejército de Napoleón III llegó a Puebla en mayo de 1862, por lo que la batalla del día 5, retrasó la operación militar de Francia por varios meses. A pesar de la heroica victoria de Ignacio Zaragoza y los zacapoaxtlas, posteriormente, Francia venció en su intervención a nuestro país.

Pero afortunadamente para Estados Unidos –y México-, durante este tiempo perdido por la milicia francesa, Abraham Lincoln aprovechó para infligirle una derrota definitoria a los Estados Confederados en la Batalla de Gettysburg, entre el 1 y el 3 de Julio de 1863. Finalmente, Lincoln capturó Richmond, capital de los Estados Confederados y así avanzó para el triunfo de la Guerra de Secesión.[4]

 

En 1865, una Norteamérica reestructurada, emitió una orden al gobierno de Francia para retirarse de territorio mexicano, argumentando haber violado la Doctrina Monroe.

Una vez que Estados Unidos ganó la guerra de secesión, proveyó al entonces Presidente de México, Benito Juárez, con armas y con ello, las guerrillas comenzaron a producir frutos y derrotas para los franceses. Así el vecino del norte y nuestro país de manera no intencional, se ayudaron aquella ocasión.

En 1865, ya Norteamérica reestructurada, emitió una orden al gobierno de Francia para retirarse de territorio mexicano, argumentando haber violado la Doctrina Monroe, la cual estaba dirigida principalmente a las potencias europeas y dictaba “América para los americanos” y que Estados Unidos, no toleraría ninguna intromisión o interferencia en nuestro continente. El comunicado enviado por Lincoln a Francia, decía que de no respetar dicha doctrina, Norteamérica atacaría a los franceses. [5]

A la luz de estos hechos, en la línea de tiempo de la historia podemos encontrar que la conmemoración del 5 de mayo en Estados Unidos, más allá de una celebración del orgullo por las raíces mexicanas, se difundió en todo el territorio norteamericano como un recordatorio de que la batalla de Puebla desencadenó los factores para que Estados Unidos y nuestro país se congratularán de un ejército americano que había derrotado a uno europeo.



[1] https://www.univision.com/noticias/cinco-de-mayo/por-que-se-celebra-el-cinco-de-mayo-en-estados-unidos

[2] íbid

[3] https://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Puebla

[5] Íbid.

Para dejar un comentario debes iniciar sesión.